titgdifusion

Seminario internacional Vivienda Social y Desarrollo Urbano en México y América Latina

Seminario internacional Vivienda Social y Desarrollo Urbano en México y América Latina

En este seminario participaron ponentes de Francia, México, Reino Unido, Argentina, Perú, Venezuela, Chile y Brasil para reflexionar sobre el tema.

La UNAM participó en su organización y el PUEC presentó una ponencia sobre el Perfil de la Vivienda en México.

 

El 21 y 22 de noviembre se llevó a cabo el Seminario Internacional “Vivienda Social y Desarrollo Urbano en México y América Latina”. Las alternativas al Modelo de Producción Habitacional Masiva en las Periferias Urbanas que clausura las actividades desarrolladas en el 2012 por el Programa Franco Mexicano sobre Vivienda Social y Desarrollo Urbano que organiza la Embajada de Francia en México y el Instituto Francés de Investigación para el Desarrollo (IRD).

La producción social de la vivienda y modelos alternativos de producción habitacional para un desarrollo urbano sustentable, el potencial de la ciudad existente y de su parque habitacional y, la vivienda social de alquiler fueron los temas tratados por los 18 ponentes de Francia, Reino Unido, Argentina, Perú, Venezuela, Chile, Brasil y México, junto con instituciones mexicanas y francesas, representantes de gobiernos estatales y municipales, de universidades, organizaciones sociales y civiles e iniciativa privada.

Presidieron la ceremonia de inauguración Diana Magaloni Kerpel, Directora del Museo Nacional de Antropología; Alicia Ziccardi, Directora del Programa Universitario de Estudios sobre la Ciudad PUEC-UNAM; Alain Bourdon, Consejero de Cooperación y Acción Cultural de la Embajada de Francia en México; Renaud Fichez, Director de la Representación del IRD México, América Central y Caribe y Víctor Pérez Orozco, Subdirector de Sustentabilidad Social de INFONAVIT.

En su turno, la Dra. Alicia Ziccardi dijo que el interés del PUEC es contribuir a reflexionar colectivamente de manera crítica y propositiva sobre las políticas de vivienda social, que han sido históricamente, parte sustancial de las políticas sociales del Estado mexicano.

Señaló que a pesar de que en México la política de vivienda de interés social tiene larga trayectoria e inclusive un gran reconocimiento internacional, al igual que otros países, en las tres últimas décadas adecuó esta política a los grandes lineamientos de modelos económicos neoliberales, garantizando a las empresas promotoras privadas una alta rentabilidad económica basada principalmente en la adquisición de suelo barato, en localizaciones lejanas a los centros urbanos, provocando un modelo de ciudad dispersa.

Ziccardi dijo que el número de viviendas nuevas financiadas en nuestro país entre 2007 y 2011 fue de más de 2 millones 800 viviendas (un promedio de más de 500 mil viviendas por año) y estos son los incuestionables datos que usan no sólo para decir que se abatió el déficit de viviendas sino que consideran el principal indicador de éxito de esta política pública. Sin embargo, otro indicador cuantitativo que debe incorporarse en estas evaluaciones es el elevado número de viviendas deshabitadas el cual asciende, según el censo del 2010, a más de 4 millones 900 viviendas, que representan un 14% del total de 35 millones que tiene el país. También enfatizó que “se requiere revisar a profundidad el funcionamiento de este segmento del mercado habitacional para que los recursos sean utilizados no sólo con criterios de rentabilidad económica y financiera sino de sustentabilidad económica, social y ambiental. Creemos que no está demás recordar que la política de vivienda si bien tiene una dimensión económica y financiera importante para el conjunto de la economía (lo cual es válido para el caso del mercado privado de la vivienda), cuando se trata de vivienda de interés social ésta no puede dejar de ser concebida sustancialmente como una política social”.

Por ello, Ziccardi declaró pertinentes los ejes de análisis de este seminario en los que hay grandes coincidencias con las propuestas del PUEC. Las universidades, las organizaciones sociales, gremiales, así como algunas instancias gubernamentales, han manifestado la necesidad de redefinir profundamente la política de vivienda a fin de cubrir las necesidades habitacionales de los sectores de menores recursos y producir viviendas que ofrezcan mejores condiciones de habitabilidad. “Creemos firmemente que no sólo hay que construir más viviendas sino mejores viviendas que posean un buen nivel de habitabilidad para que con los cuantiosos recursos de que se dispone, se puedan hacer efectivos no sólo el derecho a la vivienda sino también el derecho a la ciudad al conjunto de la ciudadanía”.

El Ing. Víctor Pérez Orozco, Subdirector de Sustentabilidad Social de INFONAVIT, destacó que la acelerada producción habitacional de nuestro país en los últimos años abre la urgente necesidad de vincular la política de vivienda y el financiamiento de la misma con la política de ordenamiento territorial y el desarrollo urbano bajo el nuevo paradigma de la creación de ciudad. Renaud Fichez, Director de la Representación IRD México, América Central y Caribe, señaló que la vivienda social es un eje de investigación con importante potencial de aplicación en el que el IRD trabaja desde hace 10 años en México y que, a pesar de la importante producción habitacional en nuestro país, se observan importantes problemas de integración de los nuevos fraccionamientos distantes a la ciudad.

Por ello las actividades de reflexión y cooperación conjuntas sobre el tema entre México y Francia. Alain Bourdon recalcó que la calidad de los intercambios y el interés mostrado por los protagonistas franceses y mexicanos en 2012 sobre el tema de la vivienda y en 2011 sobre el tema de la movilidad, son un aliciente para que en 2013 se dé una cooperación sobre el tema de la ciudad sustentable con la red que ya se ha construido.

La Dra. Claudia Puebla participó con la ponencia “La producción masiva de vivienda en México y la problemática urbana y social emergente en los grandes conjuntos habitacionales en México”, en la que presentó los resultados de un análisis del perfil del sector de la vivienda derivado del trabajo colectivo que desarrolla el PUEC-UNAM desde una perspectiva interdisciplinaria con la colaboración de especialistas de la UNAM. La académica expresó que la producción social de vivienda, que es la forma mayoritaria de producción, no está atendida por la política de vivienda. Dijo que en México tenemos cuarenta años de una política de vivienda consolidada en la cual, durante las distintas etapas, el Estado ha pasado de un papel de promotor a facilitador y desde la adopción de este enfoque la política de vivienda ha favorecido a la forma de producción mercantil cuya lógica es la rentabilidad, generando un modelo con enfoque cuantitativo y privilegiando la producción de vivienda nueva terminada. Señaló que al abandonar el Estado el papel de promotores las instituciones han descuidado la localización y la calidad de las viviendas, desvinculando la política habitacional con la de desarrollo urbano y provocando una oferta que no satisface las necesidades de la población, modelo que muestra ya signos de agotamiento por la saturación del mercado. Puebla concluyó que es necesario que el Estado rediseñe la política de vivienda y tome un papel más activo que dirija las acciones a los sectores sociales más desprotegidos y no sólo al financiero.

En esta mesa participaron también Noémie Houard (Francia), Alfredo Rodríguez (Chile) y Joao Whitaker (Brasil), quienes plantearon las experiencias de producción masiva de vivienda social en sus respectivos países y coincidieron en que las políticas habitacionales son implementadas más como un negocio que como política pública, en donde la vivienda es una mercancía más que un derecho. “No basta producir casas, hay que producir ciudades” concluyó Whitaker, investigador de la Universidad de Sao Paulo.

 

 

Gracias por compartir!