titgdifusion

Daniel Martínez Villaamil, Intendente de Montevideo, ofreció una charla en el Laboratorio para la Ciudad de México

De izquierda a derecha: Alicia Ziccardi, PUEC-UNAM y Daniel Martínez Villaamil, Intendente de Montevideo.

El PUEC-UNAM participa en este espacio de diálogo de Las ciudades en la agenda global, junto con la Fundación para la Democracia.

 Daniel Martínez Villaamil, Intendente de Montevideo, Uruguay, ofreció una charla el 30 de agosto, en la que compartió su experiencia como Intendente de esta ciudad. La conversación “Las ciudades en la agenda global” fue organizado por el Laboratorio para la Ciudad del Gobierno de la Ciudad de México, la Fundación para la Democracia A.C. y el Programa Universitario de Estudios sobre la Ciudad (PUEC) de la UNAM.

El ingeniero Martínez, miembro del Partido Socialista y ahora intendente de Montevideo para el periodo 2015 - 2020, expuso la necesidad de trabajar en un proyecto de ciudad incluyente, lo que significa gobernar mediante la discusión y participación entre el gobierno-ciudadanía. Afirmó que la colectividad y la unidad son una ley para lograr un desarrollo común. Sin colectividad y unidad, frente a la ideología dominante neoliberal, las diferencias incrementan la desigualdad y la violencia.  Asimismo, aseguró que “la homogeneidad social propicia encuentro y comunicación, genera comunidad, a diferencia de la concentración de la riqueza, que divide a los ciudadanos”.

Con la asistencia de funcionarios públicos locales, académicos, especialistas y estudiantes, Daniel Martínez manifestó que “las ciudades poseen una importante infraestructura tecnológica, disponible para incrementar la cercanía de los gobernantes con la ciudadanía, la apuesta debe ser por la vía de soluciones colectivas”. “Una ciudad inteligente significa poner la tecnología y los medios para darle poder a la sociedad”. agregó.

La conferencia fue comentada por la Dra. Alicia Ziccardi, directora del PUEC-UNAM, quien afirmó que, en la actualidad, para que un buen gobierno sea bien valorado por la ciudadanía no es suficiente tener un buen discurso ideológico. “Efectivamente los gobiernos locales tienen que cumplir con una función político ideológica, pero también tienen que asumir la función de gestionar de manera eficaz el territorio, los servicios y todo lo que tiene que ver con la vida cotidiana de la gente”. Remarcó que el gran reto es crear una nueva gobernanza democrática local, avanzar de una democracia representativa a una participativa y trabajar para generar gobiernos de proximidad con la ciudadanía.

También comentó que la experiencia del presupuesto participativo desarrollado por el gobierno de izquierda de Montevideo, es una buena enseñanza, porque ha incluido exitosamente a la ciudadanía en las decisiones y lograr una mejor calidad de vida. La Dra. Ziccardi aseveró que, en el caso de la Ciudad de México, se tienen muchas dificultades para generar procesos participativos en la gestión urbana y que, a pesar de ello hay experiencias exitosas como el Programa de Mejoramiento de Barrios, que ha sido valorado positivamente por la academia y las organizaciones sociales y civiles, el propio gobierno local y los organismos internacionales. Finalmente subrayó que la Reunión de Hábitat III, que se realizará en Quito en octubre próximo, es un espacio de diálogo internacional que contribuirá a construir un nuevo discurso de la agenda urbana y destacó el posicionamiento de México en tratar de incluir el Derecho a la Ciudad, pero consideró que la mayor riqueza de este evento estará en dar a conocer las experiencias que lleven los gobiernos locales, las universidades y las organizaciones sociales en los espacios que se abrirán para ello paralelos y alternativos.

El Senador Alejandro Encinas, quien formó parte del Grupo redactor de la Constitución de la CDMX, coincidió con el Intendente de Montevideo en la idea de que el gobierno debe tener una definición política e ideológica. “La democracia es el mejor mecanismo para lograr la convivencia ciudadana”. Añadió que lo local cobra especial relevancia pues es la autoridad de proximidad. En el caso de la Ciudad de México, la construcción de lo local ha llevado desde 1997 mucho esfuerzo y la capital está a punto de tener su propia Constitución, que reconoce no sólo la autonomía de gobierno, sino la soberanía de los habitantes de la ciudad para decidir sus formas de gobierno. En la elaboración de la nueva Constitución, se está poniendo énfasis en la idea de que “la ciudad es más que sus edificios, calles y baquetas, la ciudad es su gente, que es sujeto de derechos y que debe tener las condiciones para ejercerlos y es responsabilidad del Estado y del gobierno crear las garantías para su ejercicio”.

 

Tagged under:

ciudad global
Gracias por compartir!