titgdifusion

Reinstalación del Consejo Nacional de Vivienda

Reinstalación del Consejo Nacional de Vivienda

La Dra. Alicia Ziccardi, integrante del Consejo Nacional de Vivienda, reafirmó el compromiso del PUEC-UNAM para aportar a la política de vivienda del país.

 

El 7 de octubre, en el marco del día mundial del hábitat, se reinstaló el Consejo Nacional de Vivienda conformado por representantes de los sectores empresarial, académico, organismos regionales de vivienda, asociaciones municipales, entidades financieras, organizaciones sociales y distintas dependencias de gobierno.
Encabezado por el titular de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (SEDATU), Jorge Carlos Ramírez Marín, señaló que esta reunión ratifica la voluntad del gobierno federal de generar espacios de discusión, de consulta y de participación ciudadana. Llamó a los integrantes del Consejo a hacer de la Política Nacional de Vivienda el eje del desarrollo urbano del país. De igual manera, subrayó que el desafío en materia de vivienda no es numérico, sino se trata de que la construcción de vivienda sea un soporte fundamental del cumplimiento del derecho constitucional a una vida digna y la construcción de ciudades que lo permitan.
El subsecretario de Desarrollo Urbano y Vivienda de la SEDATU, Alejandro Nieto, recordó que la última sesión del Consejo fue hace más de cinco años. Destacó que éste operará con el objetivo de lograr un genuino ejercicio de gobernanza democrática y enfatizó que algunas de las medidas que impulsará son la firma de convenios de desarrollo urbano con estados y municipios, así como acciones específicas inmediatas para apoyar a las entidades afectadas por los fenómenos Ingrid y Manuel.
La Dra. Alicia Ziccardi, directora del Programa Universitario de Estudios sobre la Ciudad, subrayó el honor y el gran compromiso para el PUEC-UNAM al formar parte de dicho Consejo junto con otros distinguidos investigadores, el cual dijo, es el espacio institucional constituido por diferentes actores gubernamentales, privados y sociales en el que se someterá a consulta y asesoría, la política nacional de vivienda y el desarrollo urbano que se diseñará e implementará en los próximos años. “Este Consejo tendrá una representación amplia y plural de las diferentes perspectivas e intereses en la materia, y a pesar de las posiciones diferentes que existen en su interior, deberá desarrollar la capacidad de construir consensos básicos para contribuir a redefinir profundamente la actual política de vivienda y desarrollo urbano del país”.
Indicó que “desde las universidades y los centros de investigación, con autonomía y compromiso ciudadano, los académicos debemos realizar más esfuerzos de investigación para elaborar propuestas e instrumentos técnicamente fundadas y socialmente validadas para que el Consejo cumpla con las funciones de consulta y asesoría que se le han otorgado y para que el estado retome la rectoría en los procesos de diseño y aplicación de las políticas de vivienda y desarrollo urbano incluyendo a la ciudadanía en las decisiones públicas”. Asimismo, puntualizó que los académicos deben sumarse a las tareas que han surgido en los debates realizados en los últimos meses, entre los que destacan:

  • Impulsar procesos formativos de los actores gubernamentales y sociales locales en los cuales puedan participar activamente las universidades estatales y centros de investigación.
  • Promover seminarios y foros que contribuyan a la elaboración de instrumentos de redensificación adecuada y que eviten el incremento de precios del suelo, la pérdida de espacios públicos, la saturación de infraestructura y vialidades y los procesos de gentrificación.
  • Promover nuevas metodologías y prácticas de planeación participativas en la elaboración de programas de desarrollo urbano, estatales y municipales, así como en programas de mejoramiento de vivienda vinculados a programas de mejoramiento barrial.
  • Impulsar la elaboración de estudios y diseño de indicadores sobre calidad de la vivienda y el desarrollo urbano.
  • Impulsar la realización de diagnósticos sobre vivienda deshabitada y elaborar propuestas de recuperación por parte de las universidades de los estados del país conocedoras de la realidad local.
  • Promover espacios para exponer las experiencias exitosas en la producción de vivienda social.

 

Gracias por compartir!