La Pandemia Hoy

• Nuestro futuro está asociado al SARS-COV-2 indefinidamente: Dr. Samuel Ponce de León.

Desde que inició la pandemia a principios de este año 2020 y hasta el 17 de junio, se han registrado 8 millones de personas contagiadas por el virus SARS-COV-2 en todo el mundo y medio millón de muertes. A nivel global, en la actualidad hay 7 mil millones de habitantes y se pronostica que se infectarán de este virus 3 mil millones, si la mortalidad es de 1 por ciento, habrá 30 millones de muertes por la COVID-19, así lo afirmó el coordinador de la Comisión para Atención de la Emergencia de Coronavirus de la UNAM, Dr. Samuel Ponce de León, quien también es director del Programa Universitario de Investigación en Salud (PUIS).

Durante el ciclo de conferencias La Ciudad y la Pandemia que organiza el Programa Universitario de Estudios sobre la Ciudad (PUEC) de la UNAM, el Dr. Ponce señaló que no tenemos ninguna inmunidad ante este virus, que es altamente transmisible, que tiene una alta letalidad y conocemos poco de la respuesta inmunológica. “En este momento no se conoce tratamiento efectivo y no existe vacuna alguna en el horizonte cercano”.

“No hay final feliz para esta historia y no solo es responsabilidad del Estado sino de todos”. Aseveró que seguirá una sucesión de epidemias a manera de olas para los próximos 12 o 18 meses. “Lo cierto es que nuestro futuro está asociado al SARS-COV-2 indefinidamente y lo mejor que tenemos es una vacuna y lo mejor es que la tengamos pronto pero no va a ser este año”.

“El uso de cubrebocas es el que tiene mayor impacto en la disminución de la transmisión de la infección, además es muy importante el distanciamiento social, el confinamiento en casa, pero es fundamental la cobertura con cubrebocas”.

Dijo que hay un cuerpo de conocimiento científico de la biología viral y fisio-patogenia que hacen lógico la utilidad del cubrebocas. “Tenemos que incorporarlo en nuestra vida práctica todos, bien colocado sobre nariz y boca para evitar expeler gotas o respirar gotas, como parte de la responsabilidad para con los demás y conmigo, tiene que ser una práctica permanente en nuestra sociedad”.

Para afrontar el problema en México se decidió utilizar el sistema de vigilancia Centinela basado en el sistema de influenza del país, que no es el óptimo, pero ha sido útil; también se observa el desarrollo de la epidemia con modelos matemáticos y un número de pruebas de diagnóstico de confirmación; las intervenciones sociales y un eficaz y eficiente proceso de reconversión hospitalaria.

El Dr. Ponce de León recordó que tenemos uno de los peores sistemas de salud de América Latina y en los indicadores de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) ocupamos los últimos lugares. La estrategia de la reconversión hospitalaria para transformar los hospitales en sitios de atención para pacientes COVID ha permitido enfrentar la pandemia en mejores condiciones y dar suficiencia a la demanda de atención que ha sido enorme.

La pandemia no se puede evitar y debe ser manejada como una administración de riesgos. El objetivo es minimizarlos para que el sistema hospitalario no colapse y tenga capacidad de atender a los pacientes que lo requieran.

En México hubo oportunidad de ver cómo se venía configurando la pandemia y desde el inicio se implementaron políticas que permitieron oportunamente establecer las intervenciones de educación, higiene, etiqueta respiratoria para llegar al distanciamiento social y finalmente al confinamiento.

El Dr. Samuel considera que la manera en la que ha sido manejada la epidemia en el país ha sido correcta, sobre todo si se compara con otros países de la región donde el impacto en los sistemas de salud ha sido muy grave, por ejemplo, Brasil, Perú, Venezuela y Ecuador.

Para el 16 de junio, México tenía 150 mil casos y 18 mil muertes. “En un país heterogéneo con densidades de población variables y con una incidencia de infección variable, es difícil tener recomendaciones generales, aunque en un principio se establecieron políticas para todo el país, hoy se tratan de establecer medidas para cada estado”.

Para el futuro “tenemos un camino complicado porque que habrá una sucesión de brotes epidémicos ya que la gran mayoría no ha estado expuesto al virus y no tenemos inmunidad. Esperamos tener tiempo para ir desarrollando tratamientos efectivos y eventualmente tener una vacuna que será nuestra mejor herramienta para un futuro menos complicado”.

En el caso de Ciudad de México, es el epicentro de la epidemia en el país. En algunas gráficas parece que la epidemia se ha estabilizado, se espera que para las próximas dos semanas el número de contagios comience a disminuir.

En la gráfica de los pacientes hospitalizados en la capital se observa una meseta, aunque se trate de correlacionar con el número de casos confirmados, también se puede interpretar que estamos llegando a un techo en la capacidad hospitalaria, que no crece más, porque no hay más camas que ocupar. Lo mismo sucede en la gráfica de casos de personas entubadas y puede ser por la saturación de los servicios.

En este momento se están relajando las recomendaciones de confinamiento y dependiendo de la capacidad hospitalaria iremos de un color a otro, la pregunta es si es el momento adecuado. “En esto no habrá buenos momentos para regresar, el virus va a estar ahí, hay peores tiempos que otros, y dado el número de muertes no es el mejor para cambiar el semáforo en este momento”.

 

 

 

PUEC

Programa Universitario de Estudios sobre la Ciudad.
Universidad Nacional Autónoma de México.

Aviso de Privacidad Integral

Aviso de Privacidad Integral del Circuito Cerrado de Televisión (CCTV)

 

Dirección

República de Cuba No. 79, Centro Histórico,
Del. Cuauhtémoc, C.P. 06010, Ciudad de México.

direccion@puec.unam.mx

Tel: (0155) 5522 5489 / 2326 / 2330.

Esta página puede ser reproducida con fines no lucrativos, siempre y cuando no se mutile, se cite la fuente completa y su dirección electrónica. De otra forma, requiere permiso previo por escrito de la institución

Search