Alternativas para ciudades sostenibles

  • Las ecotecnologías desarrolladas para satisfacer necesidades humanas básicas en comunidades vulnerables son una opción con un menor impacto ambiental, promueven la justicia social y fortalecen procesos de resiliencia.
  • Los bienes de la economía creativa tienen un importante impacto ambiental a pesar de ser intangibles. Estudiar la economía creativa nos permite comprender mejor el crecimiento futuro de las ciudades.

Con el objetivo de pensar alternativas para lograr ciudades sostenibles que enfrenten en mejores condiciones los desafíos del cambio climático, se realizó la segunda sesión virtual del seminario permanente “Ciudades Sostenibles ante el Cambio Climático”, que organizan conjuntamente el Centro Regional de Investigaciones Multidisciplinarias (CRIM) y el Programa Universitario de Estudios sobre la Ciudad (PUEC) de la UNAM.

El Dr. Marcos Valdivia López, investigador del CRIM, expuso que la economía creativa es aquella que abarca actividades que se basan en el conocimiento. Está asociada a las transformaciones recientes de las últimas tres décadas donde la creatividad es la conexión de los vínculos de compra y venta tradicionales de las industrias, además hace referencia a la frontera entre lo tangible y lo intangible, la manufactura y los servicios.

“Hay una profundización de la economía del conocimiento a partir de una mayor terciarización de las actividades que fundamentalmente se realizan en ciudades y que conlleva un mayor insumo de conocimiento, y esa actividad creativa está transformando radicalmente la competitividad de las urbes, por lo que su análisis es fundamental para entender la dinámica futura del crecimiento de las metrópolis”.

¿Qué tan `ligera´ es la economía creativa?, Valdivia resaltó que pareciera que es ligera en desechos porque se basa en intangibles; sin embargo, esta visión no considera todos los insumos que se requieren para producir los bienes creativos o las vinculaciones económicas de esta economía. Al contemplar todo lo que se necesita para generar un bien creativo, cambia de manera importante su impacto ambiental.

Por otro lado, “la economía circular promueve la conciencia del mundo ambientalmente eficiente de insumos finitos con la finalidad de minimizar los desechos. Promueve un ciclo de vida ideal de uso y reutilización de los recursos y bienes, reconociendo que es un ciclo incompleto que resulta en desgaste y desperdicios potenciales”.

Estamos transitando de manera creciente a una era de intangibilidad. En el caso de la economía creativa, lo intangible requiere un almacenamiento en la `nube´ y esta es infraestructura material que despliega una significativa huella de carbono; además se requiere energía para enfriarla.

Es decir, existe un impacto ambiental importante en estas actividades. Asimismo, señaló que existen estudios que indican que el almacenamiento de música en la `nube´ consume más energía que incluso en la vieja industria del vinil.

En el caso de la economía creativa, tradicionalmente se ha enfocado a la preservación del patrimonio cultural intangible, sin embargo, no se ha considerado el proceso de circularidad que comprende como parte de un proceso económico.

Finalmente, destacó es necesario crear modelos metodológicos que permitan medir y generar indicadores tanto en la economía circular con los sistemas globales de producción actuales; como en la economía cultural para medir los bienes creativos que no pasan por el valor del mercado tradicional.

El Mtro. Jorge Adrián Ortíz Moreno, del Instituto de Estudios para el Desarrollo, expuso que las ecotecnologías reconocen los impactos ambientales y sociales de la modernidad, por ello se desarrollan tecnologías alternativas a las convencionales para reducir los impactos ambientales, promoviendo el bienestar social y contribuyendo al desarrollo sustentable.

Ortíz Moreno, junto con otros colegas del Instituto de Investigaciones en Ecosistemas y Sustentabilidad de la UNAM, promueven ecotecnologías con una visión de justicia social, principalmente en zonas rurales y áreas periurbanas, que sirven además para proveer y complementar infraestructura y servicios de manera sostenible y descentralizada, poniendo el foco en aquellas que sirven para satisfacer necesidades humanas básicas: vivienda, agua, alimentación, energía y manejo de residuos.

Ejemplos de algunas ecotecnologías son: biodigestores, tecnologías para cocinar alimentos con biomasa, energía solar; sistemas de saneamiento ecológico; captación de agua de lluvia; aprovechamiento fotovoltaico de la energía solar, entre otras. Estas, además de aprovechar los recursos locales y tener menor impacto ambiental, contribuyen positivamente a mejorar la calidad de vida de poblaciones en calidad de marginación rural y urbana, reduciendo su vulnerabilidad y fortaleciendo procesos de resiliencia.

El especialista precisó que la urbanización y el cambio climático son tendencias que se agudizarán en este siglo, por lo que las ecotecnologías tienen un rol fundamental en las metrópolis.

 

PUEC

Programa Universitario de Estudios sobre la Ciudad.
Universidad Nacional Autónoma de México.

Aviso de Privacidad Integral

Aviso de Privacidad Integral del Circuito Cerrado de Televisión (CCTV)

 

Dirección

República de Cuba No. 79, Centro Histórico,
Del. Cuauhtémoc, C.P. 06010, Ciudad de México.

direccion@puec.unam.mx

Tel: (0155) 5522 5489 / 2326 / 2330.

Esta página puede ser reproducida con fines no lucrativos, siempre y cuando no se mutile, se cite la fuente completa y su dirección electrónica. De otra forma, requiere permiso previo por escrito de la institución

Search